Convocatoria al Re-encuentro con la Pachamama

Versión PDF

Escuchando el llamado de los glaciares, la selva, los ríos, los pantanales, los cóndores, los jaguares, las abejas, los pangolines, las montañas y las piedras;

Reestableciendo nuestra unidad con la Pachamama para volver a sentir que somos parte de una gran familia compuesta, no solo por seres humanos, sino por todos los seres que habitamos nuestra Madre Tierra;

Considerando que la Pachamama está sufriendo una serie de pandemias que avanzan peligrosamente hacia la sexta extinción de la vida en la Tierra;

Constatando que el período geológico del holoceno, que empezó tan sólo hace doce mil años, está siendo remplazado por el antropoceno y en particular por el capitaloceno que altera los ciclos vitales del planeta Tierra a través de patrones insostenibles de consumo, explotación de recursos naturales, productivismo ilimitado, generación de deshechos y contaminación del aire, el agua y la tierra;

Afirmando que el ecocidio representa un crimen de carácter masivo y de tendencia irreversible contra la biodiversidad, los ecosistemas y el conjunto de los derechos de la Madre Tierra;

Evidenciando que el ecocidio es la destrucción de nuestro hogar y que provocará el más grande genocidio que ha conocido la humanidad, del cual los primeros y más afectados serán los pueblos explotados y oprimidos por el capitalismo;

Reconociendo que la desnaturalización de los alimentos a través de transgénicos es el producto de la pérdida de la relación íntima del ser humano con el alimento, lo que lleva a un ser humano tan desnaturalizado como lo que consume, siendo éste un mecanismo más de ecocidio y genocidio;

Recapacitando sobre la pandemia que nos muestra la baja respuesta inmune del ser humano, detonada por una base alimenticia predominantemente desnaturalizada que ya no alimenta, sino que enferma y a menudo mata;

Reafirmando que debemos defender la cultura de la vida y no así la cultura de la muerte, la cultura de la complementariedad y no así la cultura de la destrucción, la cultura de la salud y no así la cultura de la enfermedad, la cultura de los seres vivos y no así la cultura de las mercancías;

Constatando que es necesario avanzar en la implementación de mecanismos que permitan concientizar, garantizar el principio de prevención y precautorio, hacer justicia y posibilitar la regeneración de los seres que integran la Madre Tierra y que sufren permanentemente la violación de su derecho a existir en equilibrio con la Pachamama;

Convencidos de que la crisis climática se debe enfrentar con soluciones integrales que comprendan la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, la transición energética, la modificación de nuestros patrones de consumo y producción, el cambio de la lógica de acumulación y concentración de riqueza y poder, y el cambio de la lógica de asumir a los seres de la Madre Tierra como recursos y mercancías, y no así como nuestros hermanos y nuestra familia;

Convencidos de que debemos retomar nuestra relación de armonía ancestral con la Madre Tierra;

Preocupados por las falsas soluciones tecnológicas y de mercado que se pretenden implementar para enfrentar la crisis climática, promoviendo sus supuestas virtudes y subestimando sus defectos que anteponen la lógica de mercado a la búsqueda del equilibrio con la Pachamama;

Seguros de que el cambio de sistema que se requiere para reencontrarnos con la Pachamama requiere la superación del extractivismo, productivismo, mercantilismo, patriarcado, racismo, egocentrismo, individualismo, neocolonialismo y antropocentrismo.

Desde la cultura de la vida, desde la resistencia, desde el Abya Yala, desde el Kollasuyo, desde Tiwanaku, desde el sagrado Lago Titikaka, desde los guerreros del Arcoiris, desde nuestros sueños e intuiciones, desde el fondo de nuestros corazones;

CONVOCAMOS al unísono con todos los pueblos y movimientos sociales del mundo, con las comunidades, organizaciones nacionales e internacionales, que luchan por la vida, al “Re-encuentro con nuestra Madre Tierra/Pachamama” el 21 y 22 de abril del presente año en Bolivia.

1) Les invitamos a participar en la construcción de normas y estrategias que protejan a nuestra Madre Tierra a través de:

  • Una Ley de Protección de los Derechos de la Madre Tierra y en Contra del Ecocidio,
  • Una Ley de la Defensoría de la Madre Tierra,
  • Un Plan de acción desde la Vida, desde nuestros pueblos, desde nuestros tejidos, códigos y saberes, para encontrar nuestro camino que permita el retorno al equilibrio frente a la crisis climática provocada por la crisis global del capitalismo.

2) Todos los aportes, contribuciones y comentarios en el marco del respeto mutuo se podrán hacer llegar al correo electrónico pachamama@vicepresidencia.gob.bo en cada uno de los tres anteriores temas y estarán consignados en los sitios www.pachamama.bo, www.madretierra.bo y www.motherearth.bo donde iremos construyendo los respectivos consensos para los proyectos de ley y el plan de acción hacia el reencuentro con la Madre Tierra.

3) Organizaremos eventos virtuales los días 31 de marzo, 7 de abril y 14 de abril con participantes nacionales e internacionales para profundizar la discusión de los diferentes análisis y propuestas.

4) El 22 de abril del presente año, realizaremos un encuentro presencial y virtual de carácter mundial donde discutiremos el rencuentro con nuestra Madre Tierra y el retorno al camino del equilibrio y discutir propuestas y un plan de acción para hacer frente a la crisis climática. Para participar de este proceso, todas las organizaciones, instituciones, científicos, especialistas, y personas interesadas deben registrarse en el siguiente enlace: http://www.pachamama.bo/adhesion/

SÚMATE A LA CONVOCATORIA

Somos conscientes que la grave crisis ecológica que vivimos no se resuelve sólo con discursos y leyes. Las leyes y propuestas serán un aporte y una señal de que estamos volviendo al camino de la verdad, del sanar, de la empatía con nuestra Madre Tierra.

El retorno a nuestra casa común es una tarea de todas las autoridades, legisladores, movimientos sociales, jueces, funcionarios públicos, comunidades, universidades y cada uno de nosotros tanto a nivel nacional como internacional. Vamos a volver a ser Qamiri, persona que vive bien, persona plena que no pretende ser mejor que los demás. Vamos a volver a ser Iyambae, persona que no tiene dueño y respeta las leyes de la naturaleza. Volver a ser K’umara, persona de vida sana a nivel físico y espiritual.

Este es el más grande desafío que tenemos como humanidad para restablecer el equilibrio perdido con nuestra Madre Tierra.

La Paz, jueves 26 de marzo de 2021